Carta a los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento de Barcelona

En pocas semanas habrá un nuevo gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona que tendré el honor de encabezar, impulsado por un proyecto colectivo muy alentador. Como futura alcaldesa quiero, ante todo, daros las gracias a todos/as aquellos/as que durante años habéis estado y seguís trabajando por la ciudad. Somos muy conscientes de que el Ayuntamiento de Barcelona funciona y hace funcionar la ciudad gracias a la profesionalidad y al compromiso de su plantilla.

Quiero trasladaros a todos aquellos que trabajáis en el Ayuntamiento --ya sea como funcionarios, laborales o subcontratados-- mi firme compromiso, no solo con el mantenimiento de las condiciones laborales, sino también, en la medida de lo posible, con la mejora de estas condiciones. Desde Barcelona En Comú confiamos plenamente en vuestra profesionalidad, y sabemos que la clave del éxito de un modelo de ciudad está en que sea compartido, en el que el mayor número de gente posible la haga suya y sea protagonista. Por eso, queremos que nuestra entrada en el Ayuntamiento suponga un trabajar juntos para la ciudad, que es la vocación de todo servidor público, ya sea cargo electo o trabajador/a municipal.

Estas semanas y meses están circulando muchos rumores malintencionados de lo que supondrá nuestra entrada en la alcaldía de Barcelona. Quiero transmitiros tranquilidad y pediros que, antes de creer cualquier rumor extraño, nos hagáis llegar las dudas, nos preguntéis directamente. El ADN del equipo que ahora entraremos en el Ayuntamiento es el de la proximidad, el de trabajar contando con toda la experiencia, el de trabajar codo a codo con todos los profesionales que hacéis que este Ayuntamiento funcione cada día. Como prueba de esta voluntad, solo recordaros que uno de nuestros principales compromisos programáticos es hacer que el Ayuntamiento de Barcelona predique con el ejemplo en la lucha contra la precariedad, aplicando un sello de calidad contractual. Tenemos el firme compromiso de hacer de Barcelona un referente en el mundo como ciudad justa y democrática, y esto pasa, sin ninguna duda, por la defensa de los servicios públicos de calidad y la garantía de un trato ejemplar del Ayuntamiento hacia sus trabajadores, desde el diálogo y la colaboración permanente.

Con el deseo de poder saludaros personalmente en las próximas semanas,

Ada Colau